Lotería 2


Hice el relato tan corto como podía y después lo retomé para ampliarlo, he aquí ambos.

El soldado, al escuchar el croar de la rana recordó cuando tocaba música, subió las escaleras al ático y recuperó su bandolón y cantó acerca de sus viajes por el mundo.

—————

Después de varios meses como escolta del Mayor Wilson, el soldado Pérez regresaba a su base de operaciones en California, en donde tenía su casa dentro del enorme complejo militar. El Mayor había ido a supervisar la seguridad de embajadas en Europa y África, para asegurarse de que los planes para el nuevo sistema de control de accesos pudiesen ser instalados. Ya que Wilson era un experto en seguridad, informática y telecomunicaciones, requería protección las 24 horas. Pérez y un pequeño grupo habían sido asignados a él durante el período de inspección, que había concluido hacía una semana.

Habiendo terminado el entrenamiento de ese día, Pérez paseaba a las orillas de un riachuelo y escuchó el musical croar de las ranas que, junto con los sonidos de otros animales y el suave murmullo de las hojas mecidas por el viento, le inspiraron para componer una canción. Al llegar a casa, tomó una escalera para trepar al ático en donde se encontraba, empolvado, su viejo bandolón.

El soldado Pérez comenzó a afinar el instrumento que no había tocado hacía más de un año. Después de que las cuerdas sonaban como él recordaba que debían, comenzó a tocar una pequeña melodía. Recordando el croar de las ranas, que lo había impulsado a desempolvar su bandolón, Pérez sacó papel y lápiz. Comenzó a tocar y a componer las estrofas de lo que sería un recuento de sus viajes por el mundo. Cada vez que tenía completa una estrofa escribía la melodía y la letra bajo el burdo pentagrama.

Cuando concluyó se sentía feliz de haber seguido su impulso creador. En la pieza recién escrita se hallaba descrito lo más relevante de los sitios a los que fue. Contaba las maravillas arquitectónicas de Roma, entre las cuales había visto el coliseo, la majestuosidad de las pirámides en Egipto, la belleza de las mujeres en Atenas y el recuerdo de los enamorados siendo fotografiados con la torre Eiffel a sus espaldas, y así seguía su canción, concluyendo con el esperado retorno a su tierra adoptiva, para reencontrarse con su esposa, quien y con su pequeño hijo, nacido en su ausencia.

Anuncios

Acerca de E. Calder

Aspiring Writer, Photographer and Graphic Designer who writes both in English and in Spanish. / Aspirante a Escritor, Fotógrafo y Diseñador Gráfico, que escribe tanto en inglés como en español.
Esta entrada fue publicada en Cuento Corto, Ejercicios y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Dejanos un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s