Te voy a dejar


(Esta es mi versión del ejercicio que hicieron el lunes en el taller, ¡¡espero sus comentarios!! )

-¡Hola! Qué bueno que me llamas, estaba a punto de hacerlo yo…

Sí, yo también estaba pensando en ti pero…

No…no… escucha…

Escucha por favor…

¿Fría dices? Bueno, eres tu quien desde hace más de dos semanas no se comunica conmigo por ningún medio…

No…No estoy molesta…

Por favor deja de justificarte, en serio, no es necesario…

Escucha…Quiero que terminemos.

(Silencio)

-¿Estás ahí? No, no estoy viendo a alguien más…

¿Quien? ¿Daniel? ¿Estás loco? ¡Es mi amigo!…

¿Quién te dijo…? Bueno, ya no importa, escucha, es en serio, quiero terminar…

¡Que terquedad! No estaba enojada pero ahora si lo estoy: Quiero que terminemos, pero eso no significa que esté saliendo con alguien más. ¿No será acaso que tú sí estás viendo a alguien más?…

¡Vaya! Necesitas revisar tus métodos de reconquista, te aseguro que confesar una infidelidad no es una buena forma de evitar que termine contigo…

¿Y qué me importa si fue solo sexo? Mira ya deja de complicar las cosas, es muy sencillo, verás, pensé que te quería, incluso creí sinceramente que te amaba, pero estas semanas sin ti no te extrañé…

¿Cruel? Tú estuviste revolcando con alguien más y ¿yo soy cruel?…

Pues que extraña forma de amar tienes. En fin. No importa ya, es muy simple de entender: NO TE AMO. Pensé que si, tal vez hasta te quise, pero YA NO. Terminemos esto por favor, mira que te hago un favor, tu tampoco me querías…

¿Qué cómo lo sé? ¡Hasta un ciego puede verlo!  Si me hubieras querido no habrías necesitado estar con alguien más…

(suspiro)

-Mira, no importa, en serio, sin rencores, mira que tampoco me duele que hayas estado con alguien más…

¿Y para que quieres venir? No, no me busques, no quiero verte… ¿Amigos? No sé si quiero ser tu amiga en este momento tal vez después…

No, no vengas, voy a salir…

Ahórrate la vuelta ¿para qué? No es una “fase”, no voy a cambiar de opinión, no me busques al menos por un tiempo…

¿Y para que quieres verme? Si ya antes de de hablar contigo estaba decidida, ahora lo estoy más. En serio, no vengas, no voy a estar…

¡No me hagas arrepentirme del tiempo que pase contigo! ¡Basta! ¿Sabes qué? ¡Es suficiente! …

Si, ¡claro que sí puedo dejarte! es más, pon atención: TE ESTOY DEJANDO.  Adiós.

(Tono de marcar)

-¿Hola? ¿Daniel?… jajaja si, ¡ya lo mandé a volar!… ¡Películas y pizza me parece una excelente idea, amor! Voy para allá.

Paola Rosado.

Anuncios

Acerca de paolarosado

Maestra de turismo y administración, aprendiz de la vida, cantante de regadera, filósofa de closet, cuentista wannabe, mamá, esposa, hija, hermana, amiga ¡y lo que se acumule!
Esta entrada fue publicada en Cuento Corto, Ejercicios, Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Te voy a dejar

  1. E. Calder dijo:

    Me gustó tu manejo de este ejercicio. Me gustó el final.

  2. paolarosado dijo:

    wow GRACIAS!! Me divertí mucho, haciéndolo seguro el lunes estuvo genial! 🙂

  3. Zina dijo:

    buenisimo!!!!

  4. gutyehuanc dijo:

    Excelente …!!
    muy real!

  5. barsineando dijo:

    Me gusta… manejas muy bien los diálogos¡¡

  6. barsineando dijo:

    al fin pude comentar, cambie mi contraseña para poder entrar…

Dejanos un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s